Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

TRANSPORTE DE CARGA: BID entregó informe sobre el Transporte Automotor por Carretera en América Latina

TRANSPORTE DE CARGA: BID entregó informe sobre el Transporte Automotor por Carretera en América Latina
Diana Buitrago

BID entregó informe sobre el Transporte Automotor por Carretera en América Latina

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) publicó el documento “El transporte automotor de carga en América Latina: Soporte logístico de la producción y el comercio”, una investigación a cargo de José Barbero y Pablo Guerrero, cuyo objetivo es contribuir al avance del conocimiento del TAC en la región.

Para su preparación, el (BID) llevó a cabo diversos estudios sectoriales de alcance nacional y subregional en que se incluyen 14 países. Según el informe, el análisis de la flota de vehículos que componen el Transporte Automotor de Carga (TAC) presentó dificultades de orden conceptual, referidas a los criterios para su clasificación, como de orden práctico, debidas a las limitaciones de la información disponible para llevar a cabo estimaciones precisas.

Algunos resultados

El Análisis según unidades tractivas y remolcadas permitió observar una tendencia hacia un mayor número de unidades remolcadas respecto de las motrices, particularmente en los tráficos de larga distancia; la existencia de una mayor cantidad de acoplados por camión en las empresas de transporte en comparación con las firmas con transporte propio.

También se observó la presencia de una proporción mucho mayor de unidades remolcadas respecto de las unidades motrices en el caso de los tractocamiones (vehículo para remolque) en comparación con el caso de los camiones (rígidos); y la existencia de una mayor proporción de remolques respecto de las unidades tractoras en las empresas dedicadas al transporte carretero internacional.

Tipo de Carga

Si bien el TAC se utiliza para transportar cargas variadas, que a su vez divergen según la estructura productiva de cada país, de acuerdo al informe, en la región prevalece la carga general fraccionada, los productos agrícolas, los productos de la construcción y las cargas peligrosas líquidas y gaseosas.

En Argentina, la mayor facturación es generada por el transporte de graneles y cargas masivas provenientes de la producción primaria, excluidos los animales vivos. Luego se ubican las cargas peligrosas (debido a su alto costo) y las cargas generales en viajes directos. Estos tipos de carga sumadas a la fraccionada alcanzan el 70% de la actividad.

En Brasil, más de la mitad de los fletes generados por el TAC corresponden a carga general fraccionada, graneles secos y cargas unitarizadas (pallets y big bags vinculadas a la construcción), con más de un 50% de la actividad.

En Chile, las principales cargas transportadas son los productos alimenticios y los forrajes (20%), seguidos por las cargas livianas y las manufacturas (18%), los combustibles (9%) y los productos forestales (9%).

En Colombia, el 25% corresponde a carga general fraccionada, transportada principalmente en camiones convencionales, y un 19% corresponde a graneles, transportados en semirremolques y en camiones volcadores.

En México, el TAC se concentra en los segmentos de la carga industrial y de los productos energéticos y petroquímicos (graneles fluidos y gaseosos), sumando el 86% de la carga carretera total. Si bien la carga en contenedores es inferior a la carga general no unitarizada en toneladas, la primera supera a la segunda cuando la medición se basa en las toneladas kilómetro (85.000 millones y 64.000 millones anuales, respectivamente). Los contenedores representan el 39% del TAC medido en toneladas kilómetro, y la mayor parte de los contenedores transportan cargas en tránsito.

Edad de la flota

La proporción de la flota cuya edad supera los 20 años es significativa en varios países. En Uruguay, la flota anterior a 1991 constituye más del 25% de los vehículos y en cuanto a la antigüedad de los equipos remolcados: el 28% tiene más de 18 años y el 40%, más de 13 años en servicio, aunque debe considerarse que la vida útil de estos equipos es absolutamente superior a la de las unidades tractivas.

En Brasil, se estima que el 85% de los camiones tienen más de 20 años, siendo cerca de 600.000 vehículos, propiedad de los operadores autónomos. Además, mientras que la edad promedio total es de 11,5 años, la correspondiente a la flota de los operadores autónomos es de 16 años y la correspondiente a las empresas de transporte es de 8 años.

En Chile, la edad promedio de los camiones rígidos es de 14 años, que supera la media general de 11,3 años; la de los tractocamiones es de 9,4 años; la de los remolques es de 7 años, y la de los semirremolques es de 5,5 años. En Colombia, las unidades de mayor edad son los camiones rígidos.

Propiedad

Finalmente, en cuanto a la propiedad de las empresas del TAC, a diferencia de otros modos de transporte de cargas, esta es fundamentalmente de tipo nacional. Las excepciones generalmente, señala el estudio, se presentan en el caso de servicios muy especializados: los servicios express (pertenecientes a operadores globales) o el transporte de automotores, en cuyo caso los generadores de carga internacionales (como las empresas automotrices) arrastran a los operadores logísticos de sus países de origen. En Chile, por ejemplo, el 99% de las empresas del TAC son de capital nacional.

Fuente: Mundo Marítimo

Imagen: Archivo Mundo Marítimo

Ver articulo original