Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

Aerocivil para operar autorizada a 54 empresas operar en calidad de aerotaxis

TRANSPORTE: Son 54 las empresas autorizadas por la Aerocivil para operar en calidad de aerotaxis
Xiomara Benitez

Son 54 las empresas autorizadas por la Aerocivil para operar en calidad de aerotaxis

Aerocivil para operar en calidad de aerotaxis. Tras la confirmación del aval de la Aeronáutica Civil para que se presten servicios de aerotaxi en el país, se conoció que son 54 las empresas que recibieron el visto bueno por parte de esta organización para prestar este servicio desde julio hasta finales de enero de 2019, fecha en la que se verá el rendimiento del proyecto y se definirán los pasos a seguir.

Según informó el director de la Aeronáutica Civil, Juan Carlos Salazar, quienes vayan a prestar estos servicios deberán contar con aeronaves de entre seis y 20 pasajeros y tendrán que operar en rutas donde en su momento no exista funcionamiento de aerolíneas comerciales, pues la idea es que las compañías registradas puedan vender tiquetes aéreos individuales en los recorridos por cubrir.

Entre las 54 empresas que se encuentran autorizadas aerocivil para operar y ofrecer el servicio, son 15 las que cuentan con su base de operaciones en la capital. Una de ellas es la compañía Aero Taxi Guaymaral, sin embargo, voceros de esta empresa aseguraron que aún no están dispuestos a prestar este tipo de servicios, puesto que, por la premura del aviso, no se ha estudiado la posibilidad de rutas.

Medellín es otra de las ciudades que más registros tiene de empresas que pueden prestar el servicio de aerotaxis. Gustavo Otálvaro, gerente de Ave Aviación Especializada, aseguró que este tipo de medidas permitirán la implementación de rutas como por ejemplo Medellín-Santa Fe de Antioquia, en un costo aproximado de $220.000 por persona.

“Con la debilidad que existe en cuestión de infraestructura terrestre hay poblaciones en las que se puede prestar una ruta aérea durante los fines de semana”, manifestó Otálvaro.

Del mismo modo, Villavicencio y Yopal son ciudades en las que se concentra otra porción importante de empresas que podrían prestar este servicio. La capital del Meta cuenta con 10 compañías que tienen su base de operaciones allí, y Neiva contaría con cuatro más.

Otra de las zonas en las que se habilitará este servicio será en Santander. En esta ciudad se encuentran habilitadas Aerogalán y Ases. 

Merceditas Barona, gerente de Ases, confirmó que la tarifa que se maneja para la ruta entre Bucaramanga y Málaga, Santander, en aeronaves bimotor, es de aproximadamente $166.700 con IVA y tasas aeroportuarias. Con esto, dependerá de la duración del vuelo y el tipo de aeronave para determinar las tarifas, pero serían bajo este mismo estándar.

“Las rutas a operar bajo la reglamentación vigente de la Aerocivil serían Bucaramanga-Ocaña, Ocaña-Cúcuta y Bucaramanga-Barrancabermeja”, anunció Barona.

Con la medida anunciada por Salazar, el transporte aéreo autorizado pasará de seis compañías a 60 y se podrán hacer conexiones en rutas en las que no se cuenta con la operación de las grandes aerolíneas operadoras del país.

“Esta es una excelente noticia para el país y para todos los usuarios del sector aéreo. Gracias a esta medida podemos conectar, por vía aérea, rutas como por ejemplo Bucaramanga-Puerto Carrero, Pereira-Riohacha, Barranquilla-Armenia o Cali-Mocoa, facilitando la conectividad entre las regiones”, concluyó el director de la Aeronáutica Civil.

Habrá que avisar 10 días antes de hacer la ruta
De acuerdo con la reglamentación anunciada por la Aeronáutica Civil la semana pasada, las compañías que cuentan con la aprobación para operar bajo este modelo no podrán volar como aerotaxis si no hacen un aviso 10 días antes a la Aerocivil, informando el punto de partida y de llegada. Todo esto, en aras de que los lineamientos de operación de los aerotaxis en el país no desentonen con lo planteado en los reglamentos aeronáuticos de Latinoamérica.

Fuente: La República

Imagen: Archivo La República

Ver artículo original

Volver a página de inicio