Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

Colombia, el país que más crecería en Suramérica

ECONOMÍA: Colombia, el país que más crecería en Suramérica, dice el Banco Mundial
Xiomara Benitez

Colombia es uno de los territorios con mejores perspectivas de crecimiento. Aunque el 3,9 % proyectado en 2021 y 2022 es un indicador positivo, hay pendientes, como en comercio exterior

Colombia. Como si se tratara de un país inmune a la menor dinámica económica en el mundo, las previsiones sobre el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de Colombia siguen por lo alto. El país se expandiría 3,6 % este año y 3,9 % en 2021 y 2022, según el último informe sobre Proyecciones Económicas del Banco Mundial (BM).

Estos resultados lo convierten en el que lideraría el crecimiento en Suramérica, pues está por encima de lo que se espera en el año para Chile (2,5 %), Brasil (2 %), Argentina (-1,3 %), e incluso México (1,2 %) que pese a no pertenecer a esta zona, es un refereferente para la región (ver Gráfico).

“En Colombia, se espera que la inversión se acelere a medida que se lleven a cabo proyectos de infraestructura planificados. Se prevén condiciones de financiación favorables para apoyar la demanda interna de manera más amplia”, destacó el ente internacional en el reporte.

Lo que prevé el BM, en cierta medida va en línea con lo que piensan, entre otros, el Banco de la República, que espera que se mantenga la dinámica positiva, liderada por el consumo e inversión privados, y la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (Andi) que opina que el país debe empezar a crecer al 4 %.

Otra de las que creen que la demanda interna, particularmente en inversión, impulsará el desarrollo, es la agencia de calificación de riesgo Moody’s, que dio a conocer que espera una expansión de al menos 3 % para Colombia.

En cuanto al impulso de la inversión extranjera en proyectos como vías 4G, Alejandro Torres, profesor de Economía de la Universidad Eafit, dice que “efectivamente es uno de los principales motores que podemos ver en la historia reciente de la economía colombiana, con la ventaja de que no solo apalanca el crecimiento de corto plazo, sino el de mediano y largo”.

Para el académico, este tipo de proyectos se han convertido en lo que en su momento representó el “boom del petróleo”, que “fue el motor del impulso nacional en años anteriores”.

Ómar Suárez, gerente de Renta Variable de Casa de Bolsa, menciona que aunque este año se observa una posible desaceleración en el consumo interno, “seguiría manteniendo una buena dinámica”.

El PIB de la región se ubicaría en 1,8 %, una mejora con respecto al 0,8 % del año pasado, con cifras relevantes, además de Colombia, en Panamá, que se expandiría 4,2 % este año, 4,6 % en 2021 y 4,8 % en el 2022 (ver Informe).

Riesgos sin resolver

Aunque de momento el panorama pinta bien para consolidar un crecimiento hasta de 4 %, el BM advierte que continúa observando riesgos para países como Colombia.

Por ejemplo, menciona que en los mercados emergentes y las economías en desarrollo, la desaceleración en la productividad “ha reflejado la debilidad de las inversiones y la merma en los aumentos de la eficiencia, así como una menor reasignación de recursos entre los distintos sectores”.

Para el BM, la promesa de un aumento de la productividad “se está desvaneciendo” y estima que desde 2010 ha habido una oleada de acumulación de deuda entre estos territorios que ha sido mitigada “con bajas tasas de interés”.

Y sobre este último aspecto la entidad reflexiona sobre cuánto tiempo más se podrán mantener bajos los tipos de interés en medio de “presiones fiscales crecientes y riesgo de crisis cambiarias”.

Para Torres, estas cuestiones, además de ser totalmente escalables a Colombia, son temas que preocupan a futuro. “Los niveles de endeudamiento que tiene el país en este momento son altos y la reforma tributaria no soluciona de manera estructural el problema fiscal, ahí hay una incertidumbre muy alta”, afirma.

Derivado de este problema, piensa el docente, “podría disminuir la inversión extranjera porque quienes inyectan el capital querrán correr menos riesgos frente a una situación tan compleja”.

Por su parte, Raúl Ávila, profesor de Economía de la Universidad Nacional, dice que también habrá que poner la lupa en el sector externo, que entre enero y octubre del 2019 reportó un déficit de 8.630,3 millones de dólares según el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane).

“Este año inició con turbulencias políticas que podrían profundizarlo con una menor demanda de bienes y servicios”, aseguró Ávila.

Fuente: El Colombiano

Imagen: Archivo El Colombiano

Ver artículo original

Volver a página de inicio