Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

Competitividad del país, con más dudas que certezas

ECONOMÍA: Competitividad del país, con más dudas que certezas
Xiomara Benitez

Competitividad del país, con más dudas que certezas

Competitividad del país. Aunque algunos logros recientes como el ingreso a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (Ocde), el fin del conflicto con las Farc y la reducción del desempleo y la informalidad laboral, entre otros, le han cambiado la cara al país, el Informe Nacional de Competitividad de este año destaca que por cada uno de estos logros, hay una tarea por realizar.

Este año, las categorías que midieron la competitividad de Colombia en este estudio realizado por el Consejo Privado de Competitividad (CPC), fueron Condiciones Básicas, Capital Humano, Eficiencia de Mercados y Sofisticación e Innovación. En cuanto al primer parámetro, que mide las instituciones e infraestructura, el estudio destaca que debe haber más trabajo en lo que compete a las acciones del Estado, la eficacia de la justicia y la lucha contra la corrupción.

De hecho sobre este último punto indican que también salpica al sector privado, basándose en un estudio elaborado por la firma Ernst & Young este año en el que revelan que el 94 por ciento de los colombianos a quienes encuestaron, consideran que los sobornos son recurrentes en el ámbito de los negocios. Otro índice de corrupción está en la falta de competencia en la contratación pública en donde, de acuerdo con el informe del CPC, el 53 por ciento de los procesos quedan en manos de un único ponente.

En el informe, otro de los puntos que señalan que se debe fortalecer es la forma como se diseñan las regulaciones, de las cuales afirman que son hechas “sin un análisis previo del problema a resolver, sin conocer los objetivos precisos de la norma y sus impactos y sin evaluar las alternativas con las que cuenta el regulador”, lo que desencadena en normas poco efectivas y proliferación de regulaciones que se convierten en una carga difícil de asumir para los ciudadanos y las empresas.

Un crecimiento sostenido a largo plazo requiere de la confianza de las personas en el sistema judicial. Aunque en Colombia 45,8 por ciento de las personas no confían en jueces ni magistrados, según datos del Dane, una de las preocupaciones es que, por ejemplo, mientras la tasa global promedio de homicidios esclarecidos está en 60 por ciento, en Colombia esta es de 24 por ciento, de acuerdo con la Fiscalía General de la Nación.

A pesar de que el país alcanzó este año su máxima calificación histórica en el índice de Desempeño Logístico del Banco Mundial (donde pasó del puesto 94 en 2016 al 58 en 2018), la falta de variedad en los modos de transporte de carga, que se concentran principalmente en carreteras (73,0 por ciento) por encima de vías férreas (25,5 por ciento) y fluvial (1,0 por ciento) constituye otro desafío junto a otros factores como eficiencia y eficacia de las aduanas y calidad de la infraestructura.

En cuanto a educación, existe un rezago si se compara al país con el resto de los que componen a la Ocde. La cobertura nacional en educación preescolar es del 53 por ciento, 31 puntos porcentuales debajo de la Ocde. En Colombia tan solo 4,6 estudiantes que ingresan a primer grado llegan a undécimo de bachillerato, lo que sumado a que solo el 13,9 por ciento de programas de pregrado y posgrado cuentan con acreditación de alta calidad, hacen que algunos empresarios tengan dificultades para llenar sus vacantes por motivos como falta de competencias y experiencia.

En materia de salud, el informe destaca que a pesar de que existe un cubrimiento alto a lo largo del país, las barreras de acceso al sistema junto a los problemas de calidad y atención oportuna, implican varios replanteos que se deben hacer en este sector. El envejecimiento de la población constituye un reto para el gasto en salud que hace el Gobierno.

Otros puntos por trabajar son el sistema tributario en temas como equidad, progresividad y eficiencia, por ejemplo controlar la alta evasión en el país que según la Dian, el año pasado fue de 39 por ciento en renta y 23 por ciento en IVA. Además, Colombia está rezagado en ciencia, tecnología e innovación y lo que se invierte en estas actividades es muy bajo comparado con el resto de Latinoamérica

Fuente: El Tiempo

Imagen: Archivo El Tiempo

Ver artículo original

Volver a página de inicio