Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

Los productos agrícolas del Llano son 40% de lo que se consume

ECONOMÍA: Los productos agrícolas del Llano son 40% de lo que se consume en Bogotá
Xiomara Benitez

Los productos agrícolas del Llano son 40% de lo que se consume en Bogotá

El cierre indefinido de la vía Bogotá – Villavicencio a causa de los constantes derrumbes que se han presentado en el kilómetro 58 tiene en jaque a por lo menos cinco sectores económicos de los Llanos Orientales. Las dificultades para el envío de los alimentos y los altos costos de transporte hicieron que los gobernadores y gremios de esta zona le pidan al Gobierno Nacional declarar el estado de emergencia económica, pues, según ellos, “todos los productos que se trasladan desde Bogotá a Villavicencio incrementan sus costos a 300%”.

Las afectaciones sociales y económicas que se vislumbran a causa del cierre de la vía generan preocupación no solo en el Meta, sino en el resto del país. Esto, debido a que 40% de los alimentos que se consume en Bogotá provienen de los departamentos de los Llanos, una situación que pone en riesgo el abastecimiento de productos agrícolas, más ahora que, según el Ministerio de Transporte, se prevé que el cierre de la vía tarde por lo menos tres meses más.

“Las pérdidas por los cierres en la vía ya están por el orden de los $1,5 billones. Creemos que se van a quedar cortas las medidas económicas del Gobierno, por eso desde el Meta estamos diciendo que se declare la emergencia económica en el departamento y los Llanos Orientales”, explicó la gobernadora del Meta, Marcela Amaya, quien agregó: “Son varios los sectores afectados: el agrícola, el ganadero, el agropecuario y el turismo”.

Aunque Bogotá se podría suplir de otros centros de distribución con el cierre de la vía, son cinco los sectores que desde el pasado 14 de mayo (día en el que iniciaron los derrumbes) ya presentan importantes pérdidas en su operación y facturación.

 

Fuente: LR La República

Imagen: Archivo LR La República

Ver artículo original

Volver a página de inicio