Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

TRANSPORTE DE CARGA: LATAM Cargo ofrece por primera vez conectividad directa entre Europa y Estados Unidos

TRANSPORTE DE CARGA: LATAM Cargo ofrece por primera vez conectividad directa entre Europa y Estados Unidos
Karen Merchan

Nueva ruta fomenta el transporte de productos europeos a destinos en Sudamérica vía Miami

 

A fin de hacer frente a los efectos negativos que el coronavirus (Covid-19) ha provocado en la industria aérea, LATAM Cargo ha realizado una serie de modificaciones en su itinerario y sus operaciones para aumentar su capacidad de transporte y de ese modo mitigar la disminución de la capacidad belly. En consonancia con ello, la empresa puso en marcha por primera vez una ruta de carga directa de Europa a América del Norte, para ofrecer nuevas alternativas a sus clientes y atender a más mercados.

La ruta conecta específicamente Frankfurt (Alemania) con Miami (EE.UU.) dos veces por semana, esperando transportar productos farmacéuticos, autopartes y productos electrónicos, entre otros. Al mismo tiempo, esto fomenta el transporte de productos europeos a nuevos destinos sudamericanos en cargueros vía Miami. Entre ellos se encuentran Lima (Perú), Bogotá (Colombia) y Buenos Aires (Argentina).

Por otra parte, en el vuelo Miami-Frankfurt, la empresa ofrece a sus clientes una mayor capacidad de exportación de productos de América del Sur a Europa, beneficiando principalmente el transporte de productos perecederos como  flores.

Tras esta implementación, LATAM Cargo pasó de siete a nueve frecuencias semanales ofrecidas entre Europa y América, casi duplicando la capacidad en comparación con el itinerario anterior a la pandemia. Las otras siete frecuencias a Europa siguen la ruta Quito (Ecuador) – Miami (EE.UU.) – Ámsterdam (Países Bajos). De esta manera, Ámsterdam se posiciona como la principal puerta de entrada al continente europeo para los exportadores de productos perecederos de América Latina (Chile, Perú, Ecuador, Guatemala y Brasil).

Los viajes de entrada para las siete frecuencias comienzan en Frankfurt (Alemania) y terminan en América Latina, posicionando a esta ciudad como la principal puerta de salida para suministros médicos, electrónicos, autopartes y carga general, entre otros tipos de bienes destinados a llegar a América Latina.

Otras medidas

Durante los dos últimos meses y en el contexto de la pandemia, LATAM ha realizado una serie de modificaciones en su itinerario y funcionamiento para mitigar los efectos negativos que las restricciones de capacidad de carga pueden tener en los clientes.

Una de las medidas consistió en multiplicar por cinco la capacidad de carga entre Santiago (Chile) y Miami (EE.UU.), pasando de 6 a 31 frecuencias semanales, con el fin de ofrecer a los exportadores de salmón -una de las principales industrias de Chile- una solución robusta.

La empresa también puso en marcha la ruta Santiago (Chile) – Los Ángeles (EE.UU.) para el transporte de carga. Los Ángeles es una ciudad con una ubicación estratégica para el salmón, que sirve como centro de conexión para llegar al continente asiático. Además, se incluyó la ruta Ciudad de México (México) – Lima (Perú) – Santiago (Chile), beneficiando el transporte de productos tecnológicos, repuestos y artículos orientados a la salud a Sudamérica. Asimismo, la conectividad desde Miami a Sudamérica se incrementó en un 15%, pasando de 23 a 26 frecuencias.

En lo que respecta a su funcionamiento, la empresa comenzó a utilizar aviones de pasajeros exclusivamente para el transporte de carga de forma regular. Esto ocurre tanto en las rutas internacionales como en las domésticas utilizando diferentes aviones, incluyendo el B777, B787, B767, A320 y A321. En algunos casos se han utilizado contenedores con asiento para optimizar la capacidad de transporte de carga en los aviones de pasajeros. Mediante esta estrategia, LATAM Cargo complementa la capacidad que ofrece su flota de carga exclusiva, compuesta por 11 B767F.

Fuente: Mundo Marítimo

Imagen: Archivo Mundo Marítimo

Ver artículo original

Volver a página de inicio