Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

TRANSPORTE DE CARGA: Sector granelero: No se proyecta una recuperación rápida

TRANSPORTE DE CARGA: Sector granelero: No se proyecta una recuperación rápida
Karen Merchan

Mientras se intensifica impacto del coronavirus, bajo pronósticos para los commodities y extensión de cuarentenas nublan las perspectivas

El mercado de transporte marítimo granelero “ha tenido un comienzo de año espantoso, con todos los sectores a niveles de pérdidas”, reporta BIMCO. Incluso con China reactivándose, el segmento Capesize, que había encontrado cierto alivio en abril, está experimentando nuevamente tarifas de flete muy bajas.

El primer trimestre el año los fletes de los segmentos más pequeños fueron mejores que los del segmento Capesize que en el mes de abril tuvo cierto alivio, aunque en rigor las tarifas de todos los tipos de buques siguen estando por debajo del umbral de rentabilidad.

Los ingresos de los buques del segmento Capesize han estado muy por debajo del promedio de US$15.300/día necesario para alcanzar el punto de equilibrio, y han caído a sólo US$1.992/día, su nivel más bajo desde marzo de 2016.

Los volúmenes de las principales importaciones de graneles de China han registrado un crecimiento interanual durante toda la crisis. Las importaciones de mineral de hierro han aumentado un 5,3% y las de carbón un impresionante 27,8% en los primeros cuatro meses.

De particular importancia para el segmento Capesize son las exportaciones de mineral de hierro del Brasil, y aquí se hace más evidente la razón de las bajas tarifas de flete. Las exportaciones de mineral de hierro han bajado un 8,7% en los primeros cuatro meses del año, con una pérdida de 9 millones de toneladas, o 45 cargas Capesize (200.000 toneladas).

Dos tercios de las exportaciones brasileñas en los cuatro primeros meses del año se destinaron a China (+10,5% o 5,8 millones de toneladas desde el 4M 2019). Los volúmenes perdidos para el resto del mundo proceden principalmente de la disminución de las exportaciones a Asia, excluida China, (-5,2 millones de toneladas) y Europa (-4,5 millones de toneladas).

Las exportaciones brasileñas de soja fueron particularmente impresionantes en abril. Después de su mayor exportación en el primer trimestre de 17,4 millones de toneladas, sólo en abril se exportaron 16,3 millones de toneladas, lo que supuso un crecimiento interanual del 33,8%. Comparando abril de 2020 con abril de 2019, se exportaron 92 Panamax llenos (75.000 toneladas), y en los primeros cuatro meses de este año se necesitaron 113 cargas adicionales en comparación con la última. Tres cuartas partes del total de las exportaciones se destinaron a China.

Por otra parte, la disminución de las exportaciones de soja de EE.UU. a China ha sido particularmente marcada, con una reducción del 41,7% respecto del primer trimestre del año pasado. En comparación con 2017, antes de que comenzara la Guerra Comercial, las exportaciones de soja han disminuido un 65,6%, lo que supone una pérdida de 5,4 millones de toneladas, o 72 Panamax llenos.

Las exportaciones argentinas de cereales han sido fuertes, con un crecimiento del 18,7% entre el primer trimestre de 2019 y el primer trimestre de 2020, y las fuertes exportaciones de trigo y cereales secundarios, en particular, han proporcionado la tan necesaria demanda de buques Panamax y Supramax, pero todavía no es suficiente para que las tarifas de los fletes suban a niveles rentables.

Las pobres exportaciones de los Estados Unidos estropean el panorama de las fuertes exportaciones de cereales de las Américas. A medida que se publican los datos de cada nuevo mes, el fracaso del acuerdo comercial de “Fase Uno” entre los EE.UU. y China se hace más evidente.

Incluso antes del brote de Covid-19, las exportaciones de enero no tuvieron ningún impulso, y esto sólo ha empeorado desde entonces. En el primer trimestre del año, sólo se han exportado 3,1 millones de toneladas de productos agrícolas de EE.UU. a China, menos del 10% de los 33,4 millones de toneladas que China se comprometió a comprar a principios de año.

Desguace

Desde principios de año, la flota granelera ha crecido un 1,6% hasta alcanzar los 891,5 millones dwt el 19 de mayo. BIMCO espera que la flota crezca un 3% en 2020, y que se entreguen otros 39,3 millones de dwt al mercado durante el resto del año. Esto refleja una mayor tasa de disminución para las entregas previstas debido a las interrupciones del Covid-19, que ha aumentado al 35% desde el 25% antes de la crisis.

El desguace también se ha visto interrumpido por la pandemia, ya que los principales países que realizan reciclaje han cerrado plantas debido a las cuarentenas. Esto resultó en que sólo un buque granelero de 28 años, de 268.132 dwt fuese demolido en abril. La flexibilización de algunas de las medidas permitió el desguace de 3 buques en mayo, con lo que la demolición en el sector este año asciende a 5,4 millones de dwt.

Como resultado de las peores perspectivas para el mercado de graneles este año, BIMCO ha revisado al alza sus expectativas de demolición del sector a 14 millones de dwt, desde 12 millones.

Perspectivas

Aunque China se recupera, aún está por verse la magnitud total del shock de la demanda de la industria de los graneles. Algunas de las medidas de estímulo se concentran en la inversión en infraestructura y vivienda, lo que impulsará la demanda de materias primas. Pero otras industrias que proporcionan demanda, como el acero y el aluminio para la industria automotriz, casi han colapsado.

Esta última ha recibido un golpe significativo. Las ventas de coches chinos cayeron un 41% en el primer trimestre del año y las ventas en el Reino Unido cayeron un 97% en abril, a su nivel más bajo desde 1946.

BIMCO espera que el comercio de todos los commodities caiga, incluyendo el de granos, aunque esto podría resultar ser el comodín del año. Por otra parte, la Agencia Internacional de la Energía (AIE) prevé que la demanda de carbón se reduzca en un 8% en 2020, y la menor demanda se debe a un menor consumo de electricidad debido a las cuarentenas y a la reducción de la actividad manufacturera.

Dado el exceso de capacidad -que ya estaba asolando el mercado tras años de crecimiento de la oferta que superaba la demanda- BIMCO ya esperaba que las tarifas medias de los fletes estuvieran en territorio deficitario en 2020. Esto sólo se verá exacerbado por la crisis de demanda negativa de Covid-19.

Las perspectivas podrían deteriorarse aún más si las medidas de cuarentena duran más de lo previsto, o si hay que restablecerlas para evitar una nueva oleada de infecciones, pero hay pocas perspectivas de mejora.

 

Fuente: Mundo Marítimo

Imagen: Archivo Mundo Marítimo

Ver artículo original

Volver a página de inicio