Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

TRANSPORTE DE PASAJEROS: Dramático bajón en pasajeros tiene en jaque a ‘transmilenios’ del país

TRANSPORTE DE PASAJEROS: Dramático bajón en pasajeros tiene en jaque a ‘transmilenios’ del país
Karen Merchan

Demanda de estos servicios ha disminuido hasta en un 70 % durante la pandemia. Piden salvavidas

Los déficits financieros que los sistemas de transporte masivos de las capitales cargaban como males de antaño se han acentuado, en los últimos meses, por las restricciones que los buses tienen para movilizar pasajeros y el confinamiento en el que viven varios grupos poblacionales.

Para garantizar el distanciamiento social, el Gobierno Nacional ordenó que los buses o vagones del metro no superen la capacidad del 35 por ciento, a lo que se suma que gran parte de la población está en aislamiento, como medidas de protección por la pandemia del covid-19. Estas situaciones ocasionaron que la afluencia de pasajeros disminuyera considerablemente y estén lejos del recaudo que, pese a las dificultades, los sostenía.

osé Stalin Rojas, director del Observatorio de Movilidad de la Universidad Nacional, explicó que el panorama provocado por la pandemia genera que estos sistemas de transporte vivan con una baja demanda, lo que supone que ese déficit financiero siga creciendo.

“Esto impactará las finanzas de las ciudades porque tendrán que soportar los subsidios y también alimentar los fondos de estabilización. Ese déficit financiero empujaba a subir pasajes y a renegociar fórmula de compensación a operadores. La pandemia lo aceleró y lo acentuó”, indicó Rojas.

Una de las crisis más complejas la vive Cali, con el Masivo Integrado de Occidente (MIO), donde el sistema ha sufrido una disminución del 70 por ciento con respecto a los pasajeros que antes de la emergencia sanitaria transportaba. Según el presidente de Metrocali, Óscar Ortiz, se pasó de movilizar a 450.000 pasajeros, en un día hábil promedio, a 120.000 usuarios.

El otro factor crítico para el MIO es que Metrocali, empresa a cargo del sistema, está en ley 550 de insolvencia económica a raíz de una millonaria demanda de cuatro operadores.

Según el directivo, pese al difícil momento, el MIO tiene futuro “si se encaminan acciones para su sostenibilidad. Se requiere no solo del liderazgo de Metrocali, como ente gestor, sino también de los concesionarios del sistema (operación y recaudo) con compromisos de mejora del servicio”. En la actualidad, el sistema adeuda $ 196.000 millones.

Ortiz añadió que se espera la continuidad en los aportes al Fondo de Estabilización y Subsidio a la Demanda (Fesde) y que la nación pueda crear nuevas fuentes de financiación para la sostenibilidad de los sistemas de transporte masivo en el país.

Para el funcionario, la estrategia para formalizar las fuentes alternativas de financiamiento de los sistemas resulta fundamental para establecer el equilibrio económico de los proyectos. “Consideramos que la nación no debe dejar esta responsabilidad solo a los municipios”, dijo.

NUEVOS TRENES, EN DUDA

En el caso del metro en Medellín la afluencia de pasajeros en promedio es de 325.000 personas, lejos del millón de viajes pagos que solía tener este medio de transporte.
Tomás Elejalde, gerente del Metro, dijo que no se han presentado despidos de trabajadores, pero sí hay afectaciones económicas que estima por 350.000 millones de pesos este año.

La gravedad de la situación radica en que la empresa depende, en más de un 90 por ciento, del recaudo por tarifa, el cual cayó por la pandemia. Elejalde explicó que debido a la actual situación se tendrán que suspender o descartar proyectos como la compra de 12 trenes y 24 módulos tranviarios, así como la posibilidad de ampliar otras estaciones del metro.

Entre las soluciones que plantea Elejalde está la posibilidad de un crédito por 100.000 millones, también cofinanciar con el Gobierno Nacional la compra de material rodante e incluso la bancada antioqueña de congresistas solicitó congelar la deuda del Metro, que está adelantada en su pago, lo que permitiría a la empresa alivianar el impacto económico.

REGISTRO EN LA OPERACIÓN

En el caso de Barranquilla Transmetro completó una década de operación y pasa por una situación complicada. Este sistema sufre los constantes actos vandálicos de los usuarios y, además, ve amenazada su operación por la falta de recursos.

Precisamente por el tema de recursos, a comienzos de mayo informaron que los ingresos alcanzaban para el 22 por ciento de las obligaciones. Como consecuencia anunciaron que funcionaba hasta el 27 del mismo mes.

Sin embargo, una parte de los recursos que necesitaba Transmetro para operar hasta finales de 2020 fue aprobada por cuenta de la administración distrital, que dio la noticia de un giro de 2.000 millones de pesos. Según los operadores, el sistema necesita un total de 75.000 millones de pesos para todo el año.

Una situación similar es la del Metrolínea, en Bucaramanga, que opera en los cuatro municipios del área metropolitana. El sistema adeuda salarios de hasta seis meses, los cuales suman más de 39.000 millones de pesos, valor que debe ser dividido entre el propio ente gestor, los concesionarios de flota (Metrocinco Plus y Movilizamos S. A.) y el recaudador (Tisa).

Debido a la pandemia, las validaciones en el sistema no soportan los gastos de operación. En una época normal, Metrolínea, registraba, en promedio, 108.000 validaciones en un día hábil; mientras que las últimas semanas se han tenido 34.000 usuarios. De no recibir apoyos del Gobierno, la gerencia del sistema dice que están en “riesgo de desaparecer”.

FINANZAS DE TRANSMILENIO, TAMPOCO VAN BIEN

La empresa manifestó, en mayo, que requiere $ 885.000 millones adicionales a los presupuestados para 2020. La alcaldesa Claudia López, señaló que la solución depende, en buena medida, del Gobierno Nacional.

“Con Minhacienda revisamos tres medidas. Una, el Gobierno tiene que cofinanciar el déficit. Dos, que nos den mejores condiciones de crédito con garantía de la nación para ayudar a cubrir ese déficit. Tres, que amplíen cupo de endeudamiento”, dijo López.

Se evalúa, tras la entrega de 64 buses Euro VI para el SITP, una prueba de implementación de bioseguridad para pasar de niveles de ocupación del 35 al 50 %.

Adicionalmente, el Plan de Desarrollo de Bogotá contempla en el artículo 90 que TM pueda “participar en los proyectos urbanísticos de iniciativa pública o privada, en la construcción y mejoramiento de espacio público en las áreas de influencia de los componentes Troncal, Zonal y Cable del Sistema Integrado de Transporte Público de Bogotá, así como en las áreas de influencia de la infraestructura soporte de su componente zonal”.

Fuente: El Tiempo

Imagen: Archivo El Tiempo

Ver artículo original

Volver a página de inicio