Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

TRANSPORTE DE PASAJEROS: Rutas piloto de flotas: aún no hay acuerdos

TRANSPORTE DE PASAJEROS: Rutas piloto de flotas: aún no hay acuerdos
Karen Merchan

El transporte intermunicipal sigue parqueado por falta de convenios; además el proyecto de Ley que afectaría cupos de taxi

Apesar de que los reclamos al Gobierno por parte de gremios y empresarios del transporte continúan en aumento por cuenta de la proliferación de rutas pirata de pasajeros en diferentes regiones del país, los primeros trayectos piloto en el transporte intermunicipal siguen sin concretarse.

La razón es que las alcaldías y gobernaciones todavía no llegan a acuerdos claros para permitir a decenas de empresas de transporte formal restablecer estas rutas intermunicipales.

Y es que el permiso no se obtiene de un día para otro. Cuando los mandatarios locales y regionales lleguen a acuerdos para poner en marcha los pilotos, deben enviar al Ministerio del Interior la petición formal para evaluar la viabilidad de su puesta en marcha.

“Para dar cumplimiento a estos pilotos, empresas, autoridades y pasajeros que puedan movilizarse deben cumplir con los protocolos de bioseguridad”, dijo la viceministra de Transporte, Carmen Ligia Valderrama.

Sin embargo, José Yesid Rodríguez, presidente de la Asociación para el Desarrollo Integral del Transporte Terrestre Intermunicipal (Aditt), afirmó que aunque algunos alcaldes ya han activado protocolos de cara a reactivar el transporte intermunicipal, otros mandatarios piden más requisitos. “Esto no ha permitido ampliar más del 5% de la prestación del servicio”, dijo.

En un intento por destrabar las rutas entre ciudades, gremios del transporte como Asotrans, Aditt, Conalter y asociaciones transportistas de regiones como Eje Cafetero y Antioquia, se han reunido con actores como Fedemunicipios y Asocapitales. Pero hasta el momento, ninguna ruta piloto ha tenido luz verde.

Marino Quintero, presidente de Asotrans, dijo que pese a las gestiones para restablecer rutas entre ciudades, la demanda actual de viajeros hace que la operación de las empresas de transporte no sea rentable. “Tenemos terminales y vehículos listos con protocolos, pero este sector tomará en recuperarse por lo menos un año, o incluso, hasta 18 meses”, concluyó.

LOS PLANES EN REVISIÓN

Aunque en rutas como por ejemplo Sogamoso – Tunja ya hay seis despachos diarios bajo estrictos protocolos, entre municipios grandes y capitales aún no se logran consolidar trayectos piloto. Según los gremios y empresarios del transporte consultados, se evalúan rutas como Tunja – Bogotá, Ibagué – Manizales, Bogotá – Ibagué, Medellín – Montería, Valledupar – Santa Marta.

Además, un proyecto de ley radicado en el Congreso no solo acabaría con los cupos de taxi en Colombia; además legalizaría las plataformas de transporte.

Uno de los mayores conflictos en el transporte del país, la regulación de las plataformas de transporte urbano, podría resolverse si se aprueba un proyecto de ley presentado por el representante Carlos Acosta. El congresista de Colombia Justa Libres radicó la iniciativa para modernizar el transporte público individual.

Para esto, el proyecto buscaría igualar las condiciones de taxistas y plataformas de transporte. Un efecto de este proyecto sería crear una categoría intermedia de transporte que no exija la vinculación a una empresa. Esta “nueva categoría de Transporte Intermediado por Plataformas Abiertas”, según Acosta, serviría para vincular a los conductores de Uber, Cabify, Didi y otras plataformas.

Por su parte, el negocio de los cupos de taxi en Colombia se acabaría con esta norma. Acosta aseguró a Caracol Radio que se eliminaría la restricción al incremento de cupos. A cambio, el dinero recaudado por estos cupos de taxi en Colombia sería destinado para indemnizar a los propietarios. Posteriormente, cada pago serviría para colaborar en mantenimiento vial.

El costo de los cupos de taxi en Colombia puede superar los 70 millones de pesos en Bogotá. Según Acosta, el objetivo es liberar estos recursos, para así “garantizar la libre competencia en igualdad de condiciones, que ofrezca calidad y seguridad a los usuarios”.

Fuente: Revista Portafolio

Imagen: Archivo Revista Portafolio

Ver artículo original

Volver a página de inicio