Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

Los problemas que retrasan la construcción del Túnel de El Toyo

INFRAESTRUCTURA: Los problemas que retrasan la construcción del Túnel de El Toyo
Xiomara Benitez

La conexión permitirá agilizar el tiempo de desplazamiento con la subregión de Urabá

Túnel de El Toyo. Al interior del túnel 17, el principal en el complejo El Toyo, en donde el terreno aún es fangoso por las tareas de excavación, el gobernador Aníbal Gaviria Correa se detiene y les pregunta a los ingenieros por la capacidad de las retroexcavadoras para perforar en la tierra. Le llama la atención la habilidad de la maquinaria amarilla y de sus operarios para abrirse paso entre la montaña.

Este tramo subterráneo, cuyo nombre será Guillermo Gaviria Echeverri, es uno de los puntos de mayor complejidad en esta megaobra de infraestructura vial de Antioquia, la cual promete acercar a Medellín con la costa de Urabá en dos tramos: el primero, de 18,2 kilómetros y en ejecución; y el segundo, de 19,4 kilómetros, todavía sin contratar.

Este también será el túnel más largo de Colombia con 9,8 kilómetros (superará por 1,2 al de La Línea). El proyecto, con incidencia en los municipios de Giraldo y Cañasgordas, tiene un costo de $1,83 billones y está previsto que entre en servicio en 2023.

Gaviria llegó a la zona de influencia del proyecto acompañado de Daniel Quintero Calle, alcalde de Medellín.

Ambos mandatarios, en conjunto con sus colegas de Giraldo y Cañasgordas, enfatizaron en su compromiso de trabajar en mesas regionales para avanzar en planes que permitan acelerar las obras.

Recuperar tiempo perdido

Gaviria indicó que la próxima semana tendrán un comité técnico de carácter nacional junto a la Anla, la ANI y el Invías para “poner sobre la mesa con toda contundencia y con toda convicción la necesidad de avanzar en el tramo dos y desatrasar el uno”.

Indicó que el retraso aproximado del tramo uno está alrededor del 10 %, (debería estar completado el 30 % y va en 25 % ) y que el tramo dos está totalmente paralizado. Se trata de 9,7 kilómetros de empalme entre Santa Fe de Antioquia y Cañasgordas.

Aunque su construcción quedó plasmada en un Conpes de 2015, tanto el gobierno de Juan Manuel Santos como el de Iván Duque han dicho que no tienen los $1,2 billones que cuesta. El actual director del Invías, Juan Esteban Gil, dijo en noviembre que “es una tarea priorizada” pero que “hay que renegociar el marco de gastos”.

Sobre el derrumbe que se presentó en agosto de 2018, precisó que significó una parálisis de la obra en ese portal cercano a los seis meses y eso produjo parte del retraso, pero ya el tema está solucionado.

“Se está trabajando en los dos frentes, el ritmo de trabajo es adecuado, hay forma de ganar el tiempo perdido”, dijo.

Quintero coincidió en que el ritmo de los trabajos es satisfactorio, “con algunos retrasos moderados aún corregibles”. Explicó que con este primer diagnóstico le están haciendo seguimiento, además, a la inversión de Medellín en el proyecto que es de $520.000 millones.

“Estamos comprometidos, la visita acá es una prueba más del trabajo conjunto de la Alcaldía y la Gobernación por uno de los grandes proyectos de Antioquia”, dijo Quintero.

Aicardo Antonio Urrego, alcalde de Cañasgordas, mencionó que “es importante que vinieran a conocer esta obra de primera mano. Nos va a cambiar una cantidad de costumbres y es trascendental para el Occidente”.

Jorge Alcónides Úsuga, alcalde de Giraldo, enfatizó en el interés de los habitantes de la localidad de quedar con un acceso delimitado al portal del Toyo en el sector de El Llano.

Fuente: El Colombiano

Imagen: Archivo El Colombiano

Ver artículo original

Volver a página de inicio